¿Biopolítica? mientras el mundo sigue sumido en el pánico y la discusión de si el chip es una idea de conspiración ¿si o no? Los Biohackers se preparan

La biotecnología es un campo naciente que cambiará a la humanidad para siempre. Aunque los avances en el campo van a pasos agigantados, la accesibilidad es cada vez más limitada. Con esto en mente, la democratización de la biotecnología ha sido una prioridad para los biohackers, y ¿qué es un biohacker?  El biohacking, compuesto por las palabras “biología” y “hacking” es una práctica cuyo propósito es el acercamiento de la ciencia a la ciudadanía; trasladando los laboratorios de investigación a los garajes u hogares del público general.

Un ejemplo de biohacking es “Circadia”, un dispositivo implantable que puede leer datos biomédicos y transmitirlos a Internet a través de bluetooth. El dispositivo, desarrollado por Grindhouse Wetware, es además un proyecto de código abierto, por lo que cualquier usuario puede descargárselo, modificarlo o utilizarlo para sí mismo. El implante, no solo acumula datos médicos, también puede mostrar (mediante LEDs a través de la piel) mensajes, advertencias o textos desde un smartphone con Android al implante. y ya nos llevan al terreno del famoso chip que muchos insisten en acusar de conspiranóide, pero es una realidad y le seguimos contando como va todo esto.

Circadia es solo un pequeño ejemplo. Estos nuevos hackers de la materia viva se mueven en todos los campos imaginables de la biología genética (como la extracción de ADN en casa con fines didácticos), pero por interesantes e idealistas que sean estas prácticas, los problemas de bioseguridad que plantean son palpables.

Quizá en un futuro próximo con una mayor difusión y comprensión de estos laboratorios de garaje podría surgir el siguiente imperio empresarial, como ya sucedió con otras compañías en el pasado como Google, Microsoft o Apple.

Para otros El biohacking es la actividad de un grupo de biólogos y entusiastas que trabajan bajo la filosofía de DIY (Do It Yourself)  Hazlo tu mismo, con parámetros de la ética hacker cuyo principio recae en la divulgación de conocimiento; en este caso sobre la creación, práctica y motivación para mejorar o encontrar soluciones prácticas sobre la medicina o temas relacionados.

Peligroso o entusiasta,  usted deduzca como quiera,  pero es una corriente que cada día motiva mas cerebros, la humanidad está crisis y que es una crisis la revelación de la verdad o la búsqueda misma.

Algunos prefieren pensar que no existe y seguir tranquilos, otros temen que los biohackers están tomando mucho alcance, hasta creen que podrán crear armas biológicas. Otros lo defienden y dicen que no es necesariamente malo que es como decir que una persona con acceso a una computadora e internet puede robar tu cuenta bancaria. Afirman que los laboratorios de biohacking no se han creado bajo ese propósito. Quieren extender el conocimiento de la medicina y de herramientas para mejorar la salud sin tomar el camino de empresas multinacionales.

Los participantes de esta biología de “andar por casa” o biología casera, se identifican con la estética biopunk así como con el movimiento Transhumanista y el Techno-progresismo. Cuentan con su propio Manifiesto, en el que reclaman la alfabetización científica de la sociedad “para ser colaboradores activos de su propia salud, la calidad de su comida, agua y aire, sus interacciones con sus propios cuerpos y el complejo mundo que les rodea”, según afirma Meredith Patterson, autora de dicho documento.

Más aún porque el biohacking hasta ahora parece ser la forma más práctica de democratizar el campo. Esto está llevando a la conciencia dentro de la comunidad de biohackers sobre la legislación legal en lo que respecta a la biotecnología, cuestiones bioéticas, accesibilidad al público y democratización; una conciencia que evoluciona lentamente hacia una “agenda de biohacker” coherente o, más apropiadamente, una agenda biopolítica.

El biohacking comprende la gestión de la propia biología utilizando una serie de técnicas médicas, nutricionales y electrónicas con objeto de ampliar las capacidades físicas y mentales del sujeto.

Hay dos movimientos principales involucrados en esta arena emergente “biopolítica”; el movimiento transhumanista y el movimiento de los derechos de Cyborg. El mundo está así y usted decide si despertar y entenderlo o simplemente vivir en disonancia cognitiva.

En Berlin y en Perú ya se conocen Laboratorios de Biohacking la DW emitió un documental. Les dejo el link para que lo Observen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *